¿Qué diferencia a un profesional de un amateur? ¿Qué es lo que separa al experto y al que sabe de un tema del que sólo tiene nociones superficiales? Exactamente lo mismo: la formación y el conocimiento.

Desde luego, formación inmobiliaria y conocimiento inmobiliario no son exactamente lo mismo pero uno depende del otro. Desde luego, se pude conseguir mucho conocimiento “con la práctica”, pero nunca se podrá conseguir un conocimiento tan específico y tan refinado por mucho que se practique como sí podríamos conseguir recurriendo a la formación inmobiliaria.

La formación inmobiliaria ha cambiado por completo el mercado inmobiliario, que es, actualmente, uno de los más dinámicos de todos. De un tiempo a esta parte el sector inmobiliario ha sufrido un repunte espectacular y cualquier cosa que pueda suponer la diferencia es un punto fundamental a la hora de conseguir más clientes y mejores contratos de compra venta o de alquiler.

¿Qué es la formación inmobiliaria?

¿Qué es lo que puedo obtener con la formación inmobiliaria? Muy sencillo. La formación inmobiliaria, para uno mismo o para los empleados de su empresa, supone una formación avanzada en técnicas indispensables para conseguir maximizar el impacto positivo de nuestras campañas. Por ejemplo, el email marketing es uno de los elementos fundamentales de la formación inmobiliaria.

Así, a través de una formación inmobiliaria específica en email marketing podemos conseguir los conocimientos necesarios para poder redactar mejor los emails que les enviamos a los clientes y conseguir un mejor ratio de respuestas por su parte. También, otra de las cosas que se les enseña a los alumnos de las formaciones inmobiliarias es cómo adecuar el mensaje a cada tipo de cliente.

Y es que no es lo mismo vender un piso para invertir que un piso para vivir en él. Los clientes son diferentes y buscan conceptos totalmente diferentes en un caso y otro. La forma de hablarles, de interpelarlos, de comunicar con ellos… varía completamente. Una buena formación inmobiliaria tendrá en cuenta estas cosas y sabrá enseñar a quienes la reciben cómo adaptarse a cada situación y contexto.

Las redes sociales son otro de los puntos más importantes a la hora de recibir formación inmobiliaria. Muchas de las búsquedas de piso se producen en redes sociales. No tanto búsquedas como tal (eso suelen ser los buscadores) sino con presencia activa de los posibles inquilinos y compradores en foros y grupos específicos. La formación inmobiliaria tiene esto en cuenta y hace que los agentes inmobiliarios puedan salir de ella sabiendo cómo sacarle todo el provecho posible a sus redes.

Por último, otro capítulo en el que es muy necesaria la formación inmobiliaria es el de la legislación. El sector inmobiliario es uno de los más dinámicos y la situación política española ha venido siendo bastante inestable en los últimos años. Estas dos cosas, unidas a la importancia del mercado inmobiliario en términos estratégicos (pues estamos hablando de las casas de las personas) hacen que las actualizaciones legislativas sean prácticamente constantes.

 

Compártelo:
WhatsApp ¿Hablamos?